Educación Holística para Niños y Niñas del Tercer Milenio

A comer!!

sandiaHe pensado escribir este articulillo para compartirlo con todas las madres y padres agobiada/os y aburridos de luchar con sus hijos cuando llega el momento de comer.

Yo he pasado por ahí, y aún a veces me ocurre con mis hijos adolescentes. Pero he cambiado el patrón.

Lo primero es darte cuenta de que nadie se muere de hambre, ni desnutrición a no ser que le falte el acceso a la comida. Para mí es ahora más facil, si ves a mis fornidos hijos que ya me sacan una cabeza. Pero es que, los pequeños también comen lo que necesitan y cuando lo necesitan. Es verdad que tienen sus preferencias, pero fundamentalmente (y a no ser que estén enfermos, e incluso en este caso, el cuerpo es también sabio) tienen hambre, y si no la tienen ahora la tendrán más tarde.

Pero lo más importante es transformar el momento de las comidas desde el campo de batalla a una reunión de amigos. Piensa en tí mismo. ¿Cuándo comes mejor y más a gusto, en una reunión de trabajo o en una con tus amigos?. Cuando llegue el momento de comer, siéntate con tu hijo y come con él (aunque no tengas hambre todavía, haz un “simulacro”). Come lo mismo que él, y si lo habeis preparado juntos, mucho mejor; así podréis compartir información sobre lo que estáis comiendo, de dónde vienen los alimentos y como los habéis procesado. Déjale que exprese sus opiniones, no hables tú todo el rato, y verás que conversación tan interesante para los dos. Experimentad juntos las mezclas de sabores, percibid los olores y colores, y matices. Pasadlo bien con la comida. Probablemente tendrás que comer más despacio de lo que acostumbras, y si ves que se alarga demasiado porque tu hijo pierde el interés por la comida, entónces termina tú lo tuyo y dile que te vas a hacer esa actividad que tanto le gusta hacer contigo. Ya verás como acelera, y si abandona, no le juzges. Simplemente recuerdale que si no termina su comida, probablemente tendrá hambre más tarde, y que la merienda no se la podrás preparar hasta la hora tal. Hazle ver las consecuencias reales de las cosas, no te inventes premios y castigos.

Otra cosa importante es escuchar (y para eso él lo tiene que detectar y expresar) lo que su cuerpo le pide con respecto a la alimentacion. Intenta que los tiempos sean adecuadas a su “reloj biológico” e intenta organizar tu agenda giándote por ese reloj. Escucha sus preferencias en cuanto a alimentos. Igual tu hijo no necesita tomar tanta proteína como tu crees o como nos hacen creer los publicistas. Puede que necesiten más cereales y verduras…Ayyy, las verduras!!!. Una amiga me comentaba que su hija sólo comia aquellas verduras con nombres extraños, y era porque, en el cole escuchaba a sus compañeros decir que no les gustaban las judías verdes o el bócoli, pero no había oído nada sobre berros, yucas o remolacha, con lo cual, no tenía la información de si eran o no “gustables”. Aquí tienes un espacio para el descubrimiento y la creatividad en tu cocina..prueba cosas nuevas con tus hijos, destapa un nuevo paladar para tu familia.

Comer es un placer, y puede serlo también para tus hijos. Rompe el círculo vicioso del chantaje psicológico en el momento de las comidas y conviértelo en un rato de descubrimientos e intercambio distendido. !Suerte!, es una gran inversión en salud.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en mayo 31, 2013 por en Conducta y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: