Educación Holística para Niños y Niñas del Tercer Milenio

Niños y Adolescentes del Tercer Milenio

Los índigo: sinopsis (extracto del libro“La conciencia índigo. Futuro y presente“)

La generación Índigo, la cual puede estar constituida por bebés, niñ@s, jóvenes e incluso adultos y abuelos, se refiere a personas que presentan talentos innatos excepcionales de mayor percepción y sensibilidad en los ámbitos fisiológicos, afectivos, emocionales, conductuales, cognitivos, sociales, psíquicos y espirituales. Esta generación llama especialmente la atención por las siguientes razones:

  • se encuentra en todo el planeta, en  todos los sectores socio-económicos y culturas;
  • el aumento cuantitativo más y más acelerado de número de niñ@s con dichas características e incluso con otras nuevas aun más sorprendentes que recién se están investigando;
  • la rapidez cualitativa de cambios intrínsicos dentro de los mismos niñ@s y jóvenes, e incluso adultos;
  • las extraordinarias proyecciones a futuro que ésto conlleva.

Por eso, más que de niñ@s Índigo, se habla ahora de dinámica Índigo o conciencia Índigo, como un proceso global que concierne a toda la sociedad  (definición de la Fundación INDI-GO, 2004).

Si esta tendencia sigue con la misma velocidad, proyectamos que de aquí a algunos años, esos niñ@s serán mayoría.

Se la denomina a nivel internacional Índigo, porque, según la autora estadounidense Nancy Ann Tape, su campo energético, también llamado aura, vibra dentro de un espectro azul-añil, lo que corresponde a una frecuencia de expansión de conciencia, cuyas características principales son la sensibilidad, intuición y espiritualidad.

Sin embargo, al parecer, en estos últimos tiempos, varios niñ@s, jóvenes, e incluso adultos, han adoptado ya otros espectros aún más sutiles, en tonos pastel, porque la vibración está elevándose a esferas más altas, lo cual hace que la palabra Índigo aparezca caduca.

No obstante, guardamos la palabra Índigo como una terminología genérica para nombrar a la nueva generación en general y para brindar un homenaje a la valentía y al coraje de la primera ola de niños y jóvenes que vinieron para inducir la aceleración de los cambios actuales.

Estos niñ@s, también llamados niñ@s de alta humanidad, de alta vibración, o simplemente niñ@s y jóvenes de la nueva generación, presentan algunas características en común, a pesar de que, obviamente, cada niñ@ es diferente, único y está bajo varias y fluctuantes influencias de su entorno.

Por lo general, se caracterizan, entre otros aspectos, por la autosuficiencia, el desafío o cuestionamiento a la autoridad, la hipersensibilidad, la habilidad de hacer varias cosas a la vez, la rapidez y los intereses precoces de orden intelectual y/o espiritual.

La siguiente lista, la cual no es exhaustiva, le puede ayudar a saber si su niñ@, alumno, alumna, o paciente tiene algunas características Índigo.

En general…

  • Presentan un alto grado de sensibilidad.
  • Son muy íntegros y congruentes entre sus pensamientos, palabras y acciones.
  • Tienen mucha energía, presentando un metabolismo más acelerado.
  • Se aburren fácilmente, en general porque son veloces y requieren de materias interesantes.
  • Se resisten a la autoridad, salvo si está democráticamente orientada
  • No soportan la mentira, el engaño, la manipulación (aunque algunos niños han aprendido a manipular como medio de defensa y a utilizar las mismas herramientas de los adultos).
  • Prefieren otras formas de aprender. Son rápidos para entender las cosas
  • Manejan las computadoras y la tecnología de punta a muy temprana edad.
  • Pueden frustrarse fácilmente.
  • Pueden tener varias clases de experiencias extra-sensoriales. Están atraídos por asuntos espirituales y/o esotéricos a muy temprana edad. Hablan o preguntan acerca de Dios.
  • Son sumamente compasivos, presentando un alto grado de empatía. Pero no son susceptibles a la manipulación emocional ni a la “sensiblería”.
  • Adoran la naturaleza. Son muy compasivos con los animales y aman estar en contacto con la  naturaleza.
  • Oscilan entre una muy alta autoestima y fuertes bajones (a veces, con serios casos de depresión), pero, aunque siempre salen adelante, es mejor buscar ayuda a tiempo, con una persona en la que ellos confíen.
  • Demuestran una alta autonomía, desde temprana edad.
  • Pueden hacer dos o tres actividades a la vez.
  • Muestran insaciable curiosidad, siempre preguntan el por qué de las cosas y si encuentran el camino correcto les gusta aprender en todo momento.
  • Les resulta frustrante cualquier sistema de estudios que requiera muy poca creatividad, que no les de la libertad de aprender lo que necesitan, y sobre todo en el cual el maestro o el padre sea el único que sabe y el alumno el único que aprende.
  • Si experimentan fracasos o no logran lo que quieren, se resisten. Pueden frustrarse fácilmente, en especial hasta los 6 ó 7 años, porque los niños quieren hacer las cosas rápidamente y su cuerpo todavía no entrenado en motricidad no le responde adecuadamente o porque sus padres, maestros, y adultos en general, no les comprenden o no les tienen paciencia y los someten a un sistema tradicional de educación.
  • Tienen algunos comentarios como aquellos de los de adultos.
  • No soportan la mentira, el engaño ni la manipulación.
  • No soportan las peleas en casa o si alguien alza la voz.
  • Son nobles e íntegros.
  • Tienen mucha imaginación y creatividad.
  • Expresan lo que sienten, no importa de quién se trate.
  • Son sensibles al dolor ajeno.
  • Son intuitivos.
  • A veces puede ocurrir algún acontecimiento especial durante el embarazo y/o el parto.

La investigadora estadounidense, Dra. Doreen Virtue, 2001: 22, observa en ellos/as una neta personalidad de pionero, es decir que reúnen las cualidades de:

  • Autosuficiencia
  • Testarudez
  • Creatividad
  • Sentido del humor
  • Liderazgo y carisma.

Estos niñ@s presentan características comunes y únicas que inducen a las personas que interactúan con ellos,  en especial los padres y los educadores, a cambios profundos en el actuar,  vivir, ser.

Algunos de ellos pueden ser niñ@s superdotados, con un coeficiente intelectual elevado. A veces sus características son erróneamente confundidas con desórdenes de Deficiencia de Atención[1] (DA) e Hiperactividad (DA / H). Muy a menudo se los etiqueta como “niñ@s problema” que presentan supuestas dificultades de aprendizaje en general por ser inquietos, veloces y aburrirse con facilidad, principalmente cuando la materia estudiada les es presentada de una manera monótona y poco interesante.

Se reportan varias clases de Índigo, con su especialización y comportamientos específicos, así como la llegada de otros niñ@s tales como los niñ@s denominados/as a nivel internacional como de Cristal, los niñ@s psíquicos/as y otros, como los llamados de la tercera generación y cuarta generación.


[1] En inglés: Attention Deficit Disorder (ADD) y Attention Deficit and Hyperactivity Disorder (ADHD).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s